jueves, 26 de marzo de 2015

CON ORGANIZACIÓN Y MOVILIZACIÓN POPULAR, LA CAÍDA DEL FASCISTA SE VE VENIR.


El 19 de marzo se cumplió una nueva jornada de movilización y lucha de las organizaciones populares en contra del régimen fascista de Rafael Correa.

Si bien es cierto el gobierno de Alianza País y sus aliados, instrumentando el nuevo Código Penal y sus draconianas leyes que pretenden neutralizar la organización, movilización y protesta popular;  la  militarización de  la marcha con  la  presencia  de  miles de policías y militares, la  corporativización del movimiento obrero-campesino, el fomento de organizaciones “paralelas” apoyadas en dirigentes “vendidos” al gobierno, no lograron detener la legítima movilización del 19 de marzo que por el contrario, fortalecida, emite claros mensajes al gobierno de que el pueblo no está dispuesto ni va a permitir que siga arreciando con su programa reformista que solo ha generado mayor desocupación, alto costo de la vida, inseguridad, violencia y desesperanza en el seno del pueblo.

Poco a poco las masas van perdiendo miedo al régimen policíaco y cada vez se pronuncian de manera más decidida, combativa y sobre todo objetiva, pues en el camino de la creciente protesta popular se van develando las verdaderas intenciones, por un lado del régimen, y por otro, el de los dirigentes revisionistas y oportunistas que mantienen cautivas a las masas en las organizaciones oportunistas y revisionistas, tanto las que apoyan a Alianza País como aquellas llamadas de “oposición”.

La diferencia en la movilización la marcaron los campesinos de Riobamba, quienes desatando su profundo descontento contra el régimen desbocaron con una movilización que rompió los límites interpuestos por su dirigencia oportunista, llegando inclusive a poner “en riesgo” la seguridad del fascista. "Esa gente nos estaba esperando, fue una emboscada para generar disturbios, cobardes tirando piedras"-manifestó el fascista-, sin entender que obreros, campesinos y pobladores explotados, perseguidos y criminalizados le profesamos profundo odio de clase.


No diferente fue la exitosa participación del Frente de Defensa de los Derechos de los Trabajadores de Imbabura, Ibarra, donde se pudo convocar a un importante colectivo de sindicatos quienes, además de su alto grado de movilización-combatividad, dejaron sentada la importancia de la INDEPENDENCIA DE CLASE, ya sea en estas movilizaciones como en la perspectiva de la lucha que se ve venir. Es decir, hay que combatir al régimen y sus aliados, sin que esto quiera decir plegar a la oposición manejada por la banca y el revisionismo, no ser lastre del oportunismo que persiste en “cabalgar” sobre las masas para mantenerlas extraviadas en el camino burocrático.

Marchamos, sí, pero combatiendo al régimen, pero también combatiendo al revisionismo y al oportunismo, desenmascarándolo y proponiendo a la clase y a las masas una vía coherente de lucha para desmontar al fascista de sus oscuros propósitos pro imperialistas, explotadores y represivos.

El 19 de marzo se ha logrado imprimir una derrota política al régimen. No fue suficiente que éste una vez más sacara a sus organizaciones para contrarrestar la marcha. Miristas, miembros del PCE (cabezones), brigadas alfaristas, socialistas, indígenas y campesinos aupados en torno a la FENOCIN y otras organizaciones campesinas, se convocaron en la plaza de la Independencia para intencionar el contrapeso a la marcha. El régimen sabe de eso, aprendieron de la reacción en el Perú, saben que contraponer masas contra masas le otorga “fortaleza” o “legitimidad” a sus planes corporativos. De todas maneras el régimen pone “las cartas sobre la mesa” y hay que asumir el reto. Combatir al oportunismo  y al revisionismo es combatir al régimen. Combatir al régimen lleva implícita la tarea de combatir al imperialismo, es un reto que la alianza obrero-campesino la asume de manera decidida.

Hoy el gobierno sostiene que “hubo infiltración de la CIA en la marcha”, además advirtió que esa infiltración forma parte del apoyo internacional que están recibiendo sus opositores de parte de sectores de la derecha.

El fascista calificó a las marchas, desarrolladas en las principales ciudades del país, como "emboscadas" y dijo que son parte de una estrategia de las potencias mundiales para desestabilizar su país y "desgastar a los gobiernos de izquierda en América Latina".

Estas patrañas del gobierno buscan deslegitimar la creciente y necesaria movilización y protesta popular que cada vez más tiende a radicalizarse. Además, las declaraciones del régimen, sobre todo en boca del fascista, son un grito desesperado que denota debilidad en sus ponencias, en sus medidas. Son clara manifestación de preocupación de que las masas ya no creen en sus cansinos discursos sabatinos y que la gran tempestad obrero-campesina se viene encima, no solo en contra del régimen sino del viejo estado que urge demolerlo, destruirlo, de no dejar piedra sobre piedra para sobre sus ruinas erigir lo nuevo, la Nueva Democracia, tránsito al Socialismo (Dictadura del Proletariado).

Hay que dar continuidad a los importantes niveles de organización que va tomando el proletariado y demás organizaciones populares. Lo que sucede en Imbabura es importante, marca la pauta. Está claro, con correcta dirección ideológica del sindicalismo en el país, las victorias están garantizadas, desde luego, bajo la necesaria premisa de la independencia de clase.


SOLO CON ORGANIZACIÓN, LUCHA Y CORRECTA DIRECCIÓN IDEOLÓGICA PODREMOS DESMONTAR AL FASCISTA.

LA LUCHA EN CONTRA DEL RÉGIMEN REFORMISTA DE ALIANZA PAÍS ES INDESLIGABLE DE LA LUCHA PERMANENTE Y SIN CUARTEL AL OPORTUNISMO, AL REVISIONISMO Y AL IMPERIALISMO.

A FORTALECER EL MOVIMIENTO SINDICAL, CAMPESINO Y POPULAR CON LA LINEA IDEOLÓGICA CORRECTA.

¡VIVA EL MARXISMO-LENINISMO-MAOÍSMO!




miércoles, 25 de marzo de 2015

LIBERTAD A IGOR MENDES Y DEMÁS PRESOS POLÍTICOS EN BRASIL.


Como no podía ser de otra manera, el proletariado y pueblo del Ecuador han plegado a la campaña internacional en demanda a la libertad de Igor Méndes y demás presos políticos en Brasil.

En una sostenida campaña que tuvo tres componentes en tiempo-acción, se realizaron un sinnúmero de pintas y la pega-entrega de miles de hojas volantes y afiches en distintas ciudades del país.

Es importante resaltar que en esta campaña participaron de manera activa el Frente Femenino Popular, las organizaciones de estudiantes de la Universidad Técnica de Ibarra y de la Universidad Central en Quito, así como la importante participación de la Brigada “Cleomar Rodrígues de Almeida” que se sumó a esta tarea internacionalista.



Le necesidad de difundir a los pueblos del mundo la falsa ilusión constitucionalista sobre la que se apoya la reformista Dilma Rousseff y la cruenta campaña que viene desplegando no solo contra jóvenes estudiantes que se manifiestan en contra del camino burocrático y la expresiones fascistas del régimen, sino también en contra de la sevicia con la que está obrando el gobierno y el estado persiguiendo, encarcelando y asesinando a los campesinos pobres del Brasil.

Manifestamos la firme decisión del proletariado y pueblo del Ecuador de mantenerse en permanente alerta y combate al protervo régimen de Dilma Rousseff quién coludido con el imperialismo y con los regímenes títeres que mimetizados en el falso discurso revolucionario llevan adelante reestructuraciones de los viejos estados para evolucionar las formas de explotación y sometimiento a las masas trabajadoras y oprimidas.


MOVIMIENTO FEMENINO POPULAR EN LA CAMPAÑA


AMANECER UNIVERSITARIO (Universidad Técnica del Norte)



AMANECER UNIVERSITARIO (Universidad Central del Ecuador)


PINTAS DE SOLIDARIDAD


PINTAS DE SOLIDARIDAD


EXITOSA CAMPAÑA EN ECUADOR


EL PROLETARIADO Y PUEBLO DEL ECUADOR DEMANDA LA INMEDIATA LIBERACIÓN DE LOS PRESOS POLÍTICOS EN BRASIL. 


martes, 10 de marzo de 2015

8 DE MARZO DIA DE LA MUJER TRABAJADORA, OPRIMIDA, EXPLOTADA, PERO REBELDE Y DISPUESTA A CONQUISTAR LA MITAD DEL CIELO


El régimen patriarcal en la comunidad primitiva y su tránsito al régimen de la propiedad privada y la construcción del Estado como instrumento que permita la detención del Poder, ha ido delineando, históricamente, los distintos fundamentos y formas de dominación de la mujer con la finalidad de garantizar el debilitamiento de las clases oprimidas para que éstas no pueden conquistar su definitiva liberación.

En países como el nuestro, semifeudal y semicolonial, donde pervive un régimen económico, político, social y cultural bajo las premisas del capitalismo burocrático, las mujeres estamos sujetas a distintas formas de opresión y dominación. La persistencia de relaciones de producción semifeudal ha ido dibujando rústicas formas de explotación donde los aspectos raciales son decidores. Ser indígena es un fundamento de discriminación. Ser campesina pobre, es otro elemento que abona a la discriminación y a la explotación. Ser mujer y esposa bajo las mismas premisas del arcaico patriarcado hace que las formas de discriminación, explotación, opresión se reproduzcan de manera vertiginosa hasta ponernos en condiciones serviles, también esclavizantes bajo la figura del odioso régimen salarial y desde luego, de ser objetos sexuales.

Pero todo esto es uno de los aspectos de la condición de la mujer en el país, hay otro que “cierra la pinza”, la emboscada a la que somos sometidas cotidianamente, y es la que ejercita el viejo estado colocándonos en el contexto económico-político a cumplir roles secundarios o suplementarios en la producción, en la política, en la educación, en la cultura, todo con la finalidad de neutralizar nuestros bríos revolucionarios que han tenido insignes representantes a lo largo de la historia y el escenario internacional de la lucha de clases.

Lorenza Avimañay, Manuela León, Rosita Paredes, entre muchísimas más, han sabido marcar el paso legado por Rosa Luxemburgo, la camarada Nora, Edith Lagos y una interminable lista de mujeres comprometidas y luchadoras que han sabido reflejar ese espejo necesario y urgente en el que debemos mirarnos para aunar esfuerzos con los hombres consientes y en minguería de clase  enterrar todas las formas de opresión, discriminación y explotación que anidan en el capitalismo burocrático, el capitalismo, el imperialismo y sus engendros mimetizados en el fascismo, los fundamentalismos religiosos y otros desafueros que argumentan las clases dominantes para detentar el Poder.

Las compañeras y camaradas que han hecho de la Guerra Popular en la India, en Filipinas, en Turquía y en el Perú, un escenario donde la participación de la mujer del pueblo y de la clase, actoras protagónicas en la irrenunciable destrucción de lo viejo y la construcción de lo nuevo, del nuevo Poder que toma formas definidas en la dictadura del proletariado, que es lo más próximo al cielo: al comunismo.

La gloriosa participación de la mujer en defensa de Kobani, que en realidad es la defensa de nuestros valores revolucionarios y voluntad de lucha antiimperialista, es otro ejemplo de cómo identificadas por nuestra condición de clase y nuestros propósitos revolucionarios, podemos ir eliminando paulatinamente todos los factores que hoy nos tienen en condiciones de explotación.

Las mujeres explotadas, oprimidas pero consientes y rebeldes no somos nada sin los hombres explotados oprimidos conscientes y rebeldes; porque cargamos sobre nuestros hombros la mitad del cielo, la otra mitad los hombres, pero entender que el cielo es solo uno, y nos pertenece y que conquistarlo es una tarea conjunta.

Con la decidida participación de la mujer en la revolución de Nueva Democracia, definitivamente eliminaremos aquellos elementos de discriminación y explotación que utiliza el racismo y la precariedad productiva para oprimirnos. Con la revolución proletaria (socialismo) eliminaremos todas las formas subsistentes de explotación; con el comunismo, pues bien, con él conquistamos el cielo, las alturas.



¡HONOR Y GLORIA A LAS MÁRTIRES DE CHICAGO!
¡HONOR Y GLORIA A LAS MÁRTIRES DEL PUEBLO EN LA INDIA, TURQUÍA, FILIPINAS Y EL PERÚ!.
¡HONOR Y GLORIA A LAS MÁRTIRES QUE HAN DELINEADO EL CAMINO REVOLUCIONARIO EN EL ECUADOR!
¡DESATAR LA FURIA DE LA MUJER COMO FUERSA PODEROZA PARA LA REVOLUCIÓN!
¡VIVA EL MOVIMIENTO FEMENINO POPULAR DEL ECUADOR!