sábado, 26 de diciembre de 2015

VIVA EL 122 ANIVERSARIO DEL NATALICIO DEL PRESIDENTE MAO TSE-TUNG


Con mucho entusiasmo, alegría y sobre todo, compromiso, los comunistas y pueblos oprimidos del mundo celebramos un aniversario más del natalicio del Presidente Mao Tse-tung.

La vida y obra del Presidente Mao está íntima e indesligablemente unida al desarrollo del marxismo-leninismo. Con su aporte, del proletariado y masas oprimidas en China con la Revolución de Nueva Democracia, la Gran Revolución Cultural y el Socialismo  el marxismo-leninismo devino en una tercera y superior etapa: el maoísmo.

Tercera y superior etapa comprometida no solamente con la conducción científica del proletariado a la construcción de la dictadura del proletariado (Socialismo) sino de que éste, el proletariado, sea el sustento y dirección de las revoluciones democráticas de nuevo tipo que aún tienen la tarea de destruir el capitalismo burocrático, que es el capitalismo que genera el imperialismo, la gran burguesía y los grandes terratenientes en los países semicoloniales y semifeudales, garantizando, de esta manera, que los procesos de liberación nacional y la eliminación de todo vestigio feudal transiten de manera decidida e irreversible al socialismo.

Hoy celebramos un aniversario más del natalicio del Presidente Mao en medio de un mundo plagado de tempestades y un gran desorden bajo los cielos en el que las contradicciones antagónicas entre imperialismo y naciones oprimidas se dirimen a sangre y fuego siendo ésta la contradicción principal que acrecienta la nueva ola revolucionaria que definitivamente debe ser alineada en la Gran Revolución Proletaria Mundial.

En el Ecuador, la llamada “Revolución Ciudadana” es decir, el reformismo burgués-terrateniente vive sus estertores de la misma manera como ha ido perdiendo espacio en Argentina y Venezuela. Es importante resaltar esto porque la bancarrota del reformismo es también en alguna medida la bancarrota de un sector del revisionismo y oportunismo de la izquierda rastrera que apoyó e  impulsó este proyecto restaurador, reconstructivo, que ha pretendido dar un reimpulso al capitalismo burocrático desde los fueros de la burguesía burocrática.

Pero no hay que perder la perspectiva, el oportunismo y el revisionismo no solo anidó en el seno de la propuesta reformista del régimen corporativista de Rafael Correa, que al no encontrar espacios de reproducción política (electorera) y económica en el gobierno, se aupó en la llamada oposición para desde ahí atizar el tránsito de las masas en el camino burocrático, que es el camino de la reacción, de la contrarrevolución, el del constitucionalismo burgués-terrateniente.

Celebremos el aniversario del natalicio del Presidente Mao Tse-tung conscientes de que aún tenemos mucho que hacer por defender y aplicar el marxismo-leninismo-maoísmo. Que los sucesos en Medio Oriente, Levante y Golfo Pérsico nos dejan ver la importancia de fortalecer la dirección proletaria en la lucha en contra del imperialismo y la reacción. Que los proceso de liberación nacional deben ser dirigidos por el proletariado y su Partido de vanguardia garantizando así el derrotero correcto hasta el comunismo o sencillamente esos procesos de liberación nacional serán asaltados por el oportunismo y el revisionismo quienes sin miramiento alguno remolcan a esos pueblos y naciones a otro tipo de opresión que deviene de Rusia y sus aliados, un nuevo muestrario de la antehistoria imperialista.

Celebremos el natalicio del Presidente Mao conscientes de la responsabilidad que tenemos los comunistas de apurar el esfuerzo por desatar la Guerra Popular en el Ecuador y ponerla al servicio de la Revolución Proletaria Mundial y sumarnos al esfuerzo internacionalista de las Guerras Populares en Turquía, India, Filipinas y Perú con la absoluta certeza de que el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente maoísmo, es la guía para la acción que garantiza la dictadura del proletariado y con ella la liberación de los pueblos oprimidos del mundo.

¡HONOR Y GLORIA!, para el Presidente Mao y su legado de lucha inclaudicable en contra del imperialismo, la reacción y el revisionismo.

¡HONOR Y GLORIA!, para el Presidente Mao y su estrategia de GUERRA POPULAR para la construcción del PODER PROLETARIO al servicio de la clase, el pueblo y naciones oprimidas del mundo.

¡HONOR Y GLORIA AL PRESIDENTE MAO TSE-TUNG!

¡VIVA EL 122 ANIVERSARIO DEL NATALICIO DEL PRESIDENTE MAO!

¡VIVA EL MARXISMO-LENINISMO-MAOÍSMO!



miércoles, 16 de diciembre de 2015

POR UN SALARIO DIGNO PARA LOS TRABAJADORES EXPLOTADOS Y OPRIMIDOS

Luchar por un alza general de salarios significa luchar por elevar el salario real de toda la clase obrera, e incluso de todos los trabajadores, luchar por rebajar el hambre y la miseria, y mejorar las condiciones de vida de los asalariados, a cuenta de rebajar la cuota de ganancia que se embolsa toda la burguesía también en medio de la crisis económica. UOC


Los trabajadores, al no contar con medios de producción y al estar separados de éstos, cuentan únicamente con su fuerza de trabajo para poder garantizar su más elemental subsistencia. Dicha fuerza de trabajo la burguesía la convirtió en mercancía, en esa medida, el precio de esa mercancía está sujeto de algunas variables, entre ellas, la oferta y la demanda, las políticas laborales, económicas del gobierno y desde luego, los niéveles de organización que tiene la clase obrera.

Hoy en el Ecuador los trabajadores asalariados asistimos a  ver cómo el régimen, las cámaras de la producción, los representantes de la banca, empresarios, es decir, las clases dominantes han emprendido con una serie de reuniones, discusiones, foros, etc., etc., que tratan sobre cuánto debería ser el incremento al salario básico unificado (SBU).

Los rasgos de estas charlas y estudios podríamos simplificarlos en:

·         Las tratativas sobre el nuevo salario se hacen entre miembros del régimen y empresarios (eventualmente con la participación de dirigentes de las centrales sindicales entregadas a la burguesía y al gobierno)

·         El impacto que dicho incremento pueda tener en la economía; dicho de otra manera, en la incidencia que tenga en la tasa de ganancia del burgués y en el urgente reacomodo al gasto corriente que le urge al régimenfascista.

La demanda de mano de obra en el país ha sufrido una fuerte retracción en el 2015. En lo que va de diciembre la tasa de desempleo está en el 5,2% y de subempleo en el 54%. Al respecto es importante analizar que ésta crisis del empleo en el país no responde a un fenómeno “coyuntural” como lo sostiene el gobierno (relación con baja del precio delpetróleo),en realidad se trata de un problema estructural:bancarrota del imperialismo y crisis del capitalismo burocrático en el país y que los intentos que ha realizado la burguesía burocrática por sacarlo a flote ha sido infructuoso.

A nivel del sector público el gobierno recibió en el 2104 USD 1400 millones por concepto de ingresos petroleros. En este año a duras penas llegó a los USD 200 millones lo que determina mayor restricción en gasto público, obras, etc., y con ellas de la posibilidad de coberturar la mano de obra desocupada. Es decir, seguimos siendo un  país cuya economía es extractivista, importadora, que no ha desarrollado sus fuerzas productivas y depende de la capacidad de  cooptar dólares por esa vía, primaria. Al no ingresar dólares porque la estructura económica no tiene la capacidad de generar otro tipo de ingresos deviene en crisis y ésta afecta o descansa sobre las grandes mayorías y se muestra de manera sostenida en el desempleo, subempleo y bajos salarios.

¿Qué ha hecho el régimen para superar estas dificultades? Disminuir el gasto corriente reduciendo dramáticamente el personal en el sector público, en unos casos, en otros, eliminar la figura del nombramiento que establece entre otras cosas homologación salarial, estabilidad, para dar paso a la “contratación por servicios” que genera estabilidad tan solo de 1-2 años y sin posibilidad de que se renueve el contrato.

Todas esta masa de trabajadores desocupados a la que se le incorporó más de 200 mil jóvenes que no pudieron ingresar a las universidades públicas no les queda otra alternativita que dar un paso a la informalidad, al trabajo circunstancial, eventual…más ahora que la gran burguesía -a pesar de haber reducido también su plantilla de trabajadores- puede contratar mano de obra calificada más barata y las actividades suplementarias en la producción las cubre con la oferta de fuerza de trabajo informal, no regularizada, con inmigrantes cubanos, venezolanos, colombianos, haitianos y peruanos quetermina vendiendo su fuerza de trabajo por debajo del salario básico unificado que siempre va a ser “ganancia” en sus países respecto del cambio de moneda, sobre todo con Colombia; y ganancia extra para los empresarios del país que siempre buscan extraerle mayor plusvalor al trabajador y mejor aún, si sobre él no tienen responsabilidades legales como seguridad social, sobresueldos, etc.,.

Si al gobierno desde la perspectiva laboral le importa un pepino el incremento del desempleo y subempleo (le llaman “empleo inadecuado”, que en buen romance significan más de 3,5 millones de trabajadores con salarios por debajo del mínimo que establece la ley), hay que entender que a la burguesía le importa menos todavía, a la final su actividad es de lucro, no tiene ninguna naturaleza de servicio social. 

Abordar el tema del empelo, subempleo y desempleo es crucial el momentode analizar el tema salarial ya que al considerar las razones por las cuales ha crecido estos fenómenos socialesencontramos también el porqué el sostenimiento de salarios de hambre y miseria, el porqué las masas están dispuestas a vender su fuerza de trabajo por salarios aún por debajo de los estipulados por el gobierno y el porqué al gobierno y a los empresarios les conviene mantener esos salarios.

La canasta básica en el país ya superó los USD 675. El salario básico unificado a la fecha es de 354 dólares. De ese salario hay que quitar la aportación que hace el trabajador al seguro (IESS, 9.35%), posteriormente el 12% del IVA cuando adquiere bienes de uso y consumo; impuesto a la renta, impuestos verdes, etc. Según estudios de la Facultad de Economía de la Universidad Central, la carga fiscal que opera sobre el trabajador ecuatoriano se lleva aproximadamente el 50% de sus ingresos. Bajo esta lacerante realidad nos vamos a dar cuenta que el salario sufre una contracción tremenda.

Para clarificar este último dato, un trabajador en el Ecuador debería trabajar 73 días laborables (aproximadamente 3 meses y medio,) para el Estado sólo para pagar las cargas fiscales (impuestos) y el sobrante utilizarlo en medio de la especulación de precisos y la creciente inflación menguando su capacidad de compra a un 50%.

Y esto es importante considerar ya que de manera reiterativa el gobierno vomitade manera mofa que el salario básico en el Ecuador está entre los más altos de América latina, y lo que no dice es que la capacidad adquisitiva de ese salario está por debajo de la capacidad de compra que tienen salarios de la subregión que manejanmoneda propia. No dice que el actual salario compra menos que los salarios de hace pocos años.Marx supo definir de manera brillante este tema, el problema no descansa en la cualidad dela cantidad de dinero, sino de la cantidad de mercancía comprada a cambio de ella.

Lo que tampoco dice el fascista (Rafael Correa) es que el trabajador tiene pocas alternativas de trabajo formal, estabilidad, y que ha sido sumido a la más abyecta obediencia a la patronal privada o estatal.

Mientras a los trabajadores explotados y oprimidos se les realizan alzas salariales de miseria, la renta de los empresarios en el país oscila entre los 300-400% (en relación a Colombia donde se manejan rentabilidades en el orden del 30%). No es gratuito que los grandes comerciantes hayan incrementado su patrimonio de manera impresionante a pesar de las salvaguardias, y que la banca en estos últimos  años de la “revolución ciudadana“ha tenido mayor crecimiento en inversión y utilidades.


Pero veamos otro aspecto que gira en torno al problema salarial. El desmantelamiento de la organización sindical en manos del régimen, sus lacayos y del revisionismo de oposición; las dificultades de acceder al derecho a la huelga o de manifestarse ante el desgobierno, su política laboral, salarial, etc., también se evidencia en salarios bajos. Podríamos decir que es en el nivel de salarios donde se refleja también el nivel de organización de los trabajadores.

Es ahí donde podemos encontrar una de las razones de la desmovilización ideológica y organizativa de los trabajadores. Sin sindicatos, o con sindicatos estabulados a la democracia burgués-terrateniente vía nuevo Código Integral Penal, régimen coercitivo, punitivo, carcelario y policial que constriñe o anula constitucionalmente a la organización de los trabajadores, termina por garantizar al gobierno y gran burguesía extraer  mayor plusvalor al trabajador vía régimen laboral-salarial explotador sin que tenga, de parte del obrero, la capacidad de respuesta apropiada.

La prensa burguesa del 14 de diciembre del año en curso señala los distintos juicios que tiene que afrontar un manifestante que se pronuncie en contra de las medidas anti obreras por parte del régimen: ataque y resistencia, paralización de los servicios públicos, incitación a la discordia, posesión de armas (no importa si es un palo, una piedra, etc.) daño a bien ajeno, deshonra a la policía, intento de asesinato a la policía, asociación ilícita, rebelión, subversión, sabotaje, terrorismo (basta utilizar pirotecnia como voladores, resonadores, etc., para que sea considerado acto de terrorismo)…y la lista sigue. Las penas obviamente son fuertes, jóvenes acusados de sabotaje por lanzar piedras contra instituciones públicas sancionados con penas de 5-7 años y adicionalmente con condenas pecuniarias.

Desde luego que el régimen habla de que ha otorgado libertad a los trabajadores para realizar huelgas, paros. Obviamente, bajo normas bien claras o establecidas: pedir permiso a autoridades competentes para realizar la manifestación (si es aprobada, en buena hora) donde se establece punto de reunión, ruta de la marcha, objetivos, lugar de llegada, etc. Hacerlo fuera de horario laboral (pasadas las 16:30), no interrumpir la vía pública, tener “escolta” policial, no emitir “falsos testimonios en contra de las autoridades públicas, no utilizar capuchas o cubrirse la cara, no realizar pintas en las paredes de la ciudad, etc., en verdad todo menos una marcha por derechos, mucho más próxima a una caminata de amigos a los que al finaldel camino no les harán caso alguno, les cerrarán el paso en cualquier calle, no permitirán que lleguen a su objetivo, menos si es la plaza de la Independencia u otros lugares que representan al estado en las diferentes ciudades del país y hasta ahí llegaron las cosas. Y, si por alguna convocatoria de mayor cobertura las masas se plantean superar los límites legales que delimitan la marcha, el régimen realiza contra marchas de apoyo con movilización, cantos, bailes y militarización de respaldo estimulando la estrategia fujimorista de contraponer masas contra masas.

Entonces ¿qué le queda a la clase obrera y masas explotadas y constreñidas por el régimen fascista?, ¡rebelarse!, es el camino. Pero para rebelarse y conquistar sus derechos –entre otros, salario digno- debe combatir a quienes lo constriñen desde la dirigencia de sus organizaciones, perder el miedo y combatir al régimen en todos los planos, con todos los medios, sobre todo con la movilización popular.

Ante lo expuestocoincidimos plenamente con los comunistas de Colombia cuando manifiestan que “Los trabajadores asalariados no deben esperanzarse en la farsante negociación del salario mínimo y mucho menos apoyarla, porque allí todos son enemigos de la clase obrera: los empresarios y el gobierno representan los intereses de los explotadores, y los jefes vende-obreros tampoco representan a los trabajadores porque son secuaces sumisos y cómplices de los patrones y el gobierno; porque el aumento del salario real se conquista por la fuerza de la lucha del movimiento obrero, no a través de la concertación con los explotadores, ni mucho menos de rodillas ante la OIT, institución de bolsillo de los imperialistas que imponen la rebaja del salario a nivel mundial(Revolución Obrera 443)

Si la clase obrera sigue asistiendo a la convocatoria del revisionismo y del oportunismo para tratar el incremento general de sus salarios desde ya está perdida.

Ya lo ha dicho la empresa privada, para ellos el incremento oscila entre el “2% como mínimo y el 8% como máximo”. Desde luego, los empresarios dicen que no será sino del 4,62% y el gobierno se apura a hablar de 12-14 dólares, constituyéndose de por sí en una bofetada para la economía popular,  pues es un hecho que con esos miserables incrementos el trabajador ya no puede reproducir su fuerza de trabajo, que la economía popular debe sumar esfuerzos familiares conjuntos para poder saturar los gastos que demanda la canasta básica.

Preparemos la movilización de los trabajadores por una alza salarial generalizada, que se ajuste a los requerimientos de los trabajadores por recuperar su fuerza de trabajo y mejorar sus niveles de vida. No breguemos por un salario justo porque la naturaleza intrínseca del salario es injusta, es la explotación del obrero; pero sí de un salario digno que permita mejorar las condiciones de vida del obrero y su familia.

No cometamos el mismo error de cederle espacio a que sea la dirigencia corrupta, entregada, oportunista, la que negocie con la gran burguesía y el gobierno nuestros salarios. Que sea el trabajador en las calles el que conquiste un salario digno y que responda a sus expectativas de vida.


¡VAMOS A BREGAR POR UN SALARIO DIGNO Y EL ALZA GENERALIZADA DE SALARIOS!

¡NO PERMITIR QUE LA DIRIGENCIA REVISIONISTA Y OPORTUNISTA NEGOCIE LOS SALARIOS DE LOS TRABAJADORES!

QUE EL ALZA SALARIAL SEA CORRELATIVA AL PRECIO DE LA CANASTA BÁSICA

¡LA REBELIÓN SE JUSTIFICA! 


domingo, 13 de diciembre de 2015

LA TRAICIÓN DEL MOVIMIENTO SINDICAL REVISIONISTA Y LA APROBACIÓN DE LAS ENMIENDAS CONSTITUCIONALES


La aprobación de las enmiendas constitucionales por parte de la Asamblea Nacional  (servil a los planes corporativistas de la burguesía burocrática) ha desnudando un escenario que transmuta del juego del revisionismo, del oportunismo, de la burguesía compradora para anidar en la debilidad ideológica que aún existe en el movimiento sindical y su capacidad de aupar, en su entorno, a las demás clases trabajadoras explotadas.

El relativo respaldo que tiene el régimen de Correa no deja de ser clientelar. Y hasta cierto punto resulta entendible cuando el gobierno ha sabido jugar políticamente con determinada inversión social, que sin ir más allá de la responsabilidad que tiene de atender las demandas de las mayorías, la ha dibujado como un acto gubernamental “revolucionario”. Claro, estas masas han sido empujadas por la dirigencia de la izquierda rastrera que hoy parasita en el aparato burocrático del viejo Estado a ese “encuentro” coyuntural.

Del otro lado, el revisionismo electorero y oportunista. Estos, se han nutrido del descontento popular y de la manera más cándida han convergido en la plataforma de lucha con los sectores más retardatarios de la política nacional, han emprendido con movilizaciones donde las masas han tomado la iniciativa desbordando los límites de movilidad que permanentemente pregonan los dirigentes revisionistas y que siempre están sujetos de su fino cálculo electoral.

Y es precisamente esta dirigencia oportunista que de la manera más mema y/o deliberada se ha dejado arrastrar por la burguesía compradora a soslayar la firme y legítima lucha del pueblo por oponerse a las enmiendas constitucionales y simplificarlas a una en particular: la reelección presidencial. Es decir, se dejó de lado la lucha que compromete básicamente a los trabajadores; se le entregó al Parlamento Laboral la negociación (entrega y eliminación) de las conquistas laborales con el régimen mientras se movilizaba a las masas a luchar por el requerimiento de la burguesía comparadora y demás oportunistas sobre la no reelección presidencial.

Aquí resulta oportuno preguntarse ¿fue la enemienda constitucional que permitía la reelección presidencial la contradicción fundamental del momento que debía confrontar los trabajadores explotados del país?, No, definitivamente. Y si lo era, pues estaba bien para los requerimientos de la burguesía compradora y obviamente de los dirigentes revisionistas que aún mantienen muy serias expectativas electorales por encima de la justa lucha popular.

¿Acaso a la clase y al pueblo le interesa la reelección? Es obvio que no. Indistintamente que si el régimen busca la manera de prolongar su programa corporativista, o si la burguesía compradora asume las riendas administrativas del aparato estatal, las masas están muy seguras de que sus reivindicaciones, sus demandas, sus derechos, únicamente pueden ser conquistados con lucha. Es lo importante. Sobre eso fueron las masas y es lo que hay que atizar, profundizar y dar correcta dirección política.

De todas formas el revisionismo arrastró a gran parte del pueblo a simplificar su lucha en contra de esa enmienda soslayando la necesidad de fortalecer posiciones y ampliar un frente de lucha de los trabajadores explotados en torno a dos enmiendas mucho más sensibles con el interés de los oprimidos, explotados y marginados: la lucha en contra de aquella enmienda que terminó por emboscar a los trabajadores eliminando el derecho al contrato colectivo; y la otra,  aquella que coloca de manera abierta a los militares en las calles al control de la “seguridad interna” para sellar el plan de militarización del país que garantice los esfuerzos de la burguesía burocrática por el rescate del capitalismo burocrático, la profundización de la semi feudalidad y el fortalecimiento, en él, del estado policial, corporativo: fascista.

El régimen, para desarmar organizativa e ideológicamente a la ya golpeada organización sindical dio paso a la creación de Central Única de Trabajadores bajo la dirigencia de Oswaldo Chica, quién devino del Comité de Empresa de la Corporación de Trabajadores  Nacional de Telecomunicaciones. Como desmovilizador ideológico utilizaron a Marcelo Solórzano, asambleísta alterno de la titular de la Asamblea, Gabriela Rivadeneira, quien además preside la Confederación de Trabajadores del Sector Público del Ecuador (CTSPEC). Los otros son Liliana Durán, presidenta en el 2013 de la Asamblea Plurinacional e Intercultural y Gustavo Zurita, representante de la llamada Confederación Unitaria de Trabajadores y Trabajadoras Autónomos del Ecuador (Cuttae). Estos miserables utilizaron el llamado Parlamento Laboral como “puente” para facilitar las tratativas capituladoras de la dócil, ingenua y pusilánime dirigencia sindical. La figura de Fernando Ibarra, Presidente del Parlamento Laboral fue determinante en este anti histórico proceso desmovilizador del sindicalismo en el país.

Este despojo organizativo ya venía pertrechado de ese pesado y draconiano arsenal en el que se ha constituido el nuevo código integral penal encargado desde el aspecto punitivo de condicionar, constreñir  o anular la protesta y organización popular.

¿Por qué pudo materializar la aprobación de las enmiendas constitucionales la Asamblea Nacional? Porque los trabajadores fueron traicionados por sus dirigentes. Ya sea de aquellos que apoyan al régimen como de aquellos que desde la oposición se encargaron de desviar el verdadero y correcto curso de la lucha popular a través  del paulatino desgaste de la movilización intrascendente que terminaba siendo apagada precisamente por quienes la convocaban. Difícil olvidar a dirigentes como Pérez y otros del movimiento indígena con brocha en mano borrando las pintas alusivas a la rebeldía popular como “acto de buena fe” o neutralizando en filas de las masas de trabajadores movilizados a aquellos hijos e hijas de nuestro pueblo dispuestos a llevar la lucha más allá de la comparsa politiquera.

El régimen aprobó las enmiendas constitucionales porque a pesar de que hay un importante estado de gestación sindical coherente y política-ideológicamente bien direccionado, aún es débil. Porque el régimen de turno y el proceso reconstructivo del viejo estado y del capitalismo burocrático están capitalizando, en fin de cuentas, el trabajo estratégico del revisionismo y del oportunismo constitucionalista sobre el escenario de la lucha de clases.

Bien sostenía el presidente Mao: el revisionismo es el principal peligro de la revolución. Y nosotros decimos ante eso, no solo es el principal peligro de la revolución sino el principal impedimento para que ésta se desate.

Hoy el régimen fascista anuncia nuevas enmiendas a la Constitución de Montecristi. Se precipitan, se apuran, tienen la seguridad que se aproxima –para ellos- una debacle electorera como la que acaba de vivir el reformismo en Argentina o el Chavismo en Venezuela. Quieren sentar las bases constitucionales sobre las que se desenvuelve la burguesía burocrática antes de que se diriman las contradicciones inter burguesas -en la farsa electoral- por la administración del aparato estatal. La burguesía burocrática ha sido la tendencia administrativa del viejo estado desde la segunda mitad del siglo XX y quieren consolidarse. Es el apuro, para eso le son útiles las FFAA en las calles, para velar su nuevo ordenamiento constitucional.

Puede ser que la correlación de fuerzas por ahora no esté del lado de las masas oprimidas en términos de organización y dirección política, pero es sobre eso en lo que hay que trabajar, en lo que hay que insistir, dotarle al movimiento sindical y al movimiento campesino-popular de las herramientas ideológicas correctas de tal manera que podamos retomar la iniciativa y remover las entrañas del viejo estado burgués –terrateniente.

Hay que analizar bien el proceso que vive el sindicalismo en el país: el movimiento sindical no dará un solo paso aislándose, pretendiendo hacer reconstrucción por separado de la necesaria lucha en contra del revisionismo. Esa equivocación solo nos coloca en una condición de bribones. Construirlo de manera paralela (al movimiento sindicalista revisionista) es dualidad, es trotskismo, es revisionismo. Hay que reconstruir, sí,  pero sobre la marcha desenmascarando ante las masas a los que trafican con sus luchas con pleno afán electorero, destruyendo la dirigencia revisionista para poner por delante al elemento consiente, firme ideológicamente. Hay que levantar el nuevo sindicalismo de clase comprometido con la clase obrera, que sepa leer la impostergable necesidad de establecer la alianza obrero-campesina como estratégica en la brega por la conquista de los derechos de los explotados y la revolución de nuevo tipo. Hay que entender esto, urge hacerlo, debemos tener claro que solo dejando tirado entre las inmundicias y el polvo el cadáver organizativo de la dirigencia oportunista y del revisionista podremos construir un sindicalismo con independencia de clase y coherente con las responsabilidades históricas del proletariado internacional... Eso es lo que debemos hacer ahora y de manera determinante.

Nada está perdido a menos que lo demos por perdido. Nada está perdido a menos  renunciemos a la lucha y nos pongamos a la cola del revisionismo y la reacción.

 Hay que fomentar la reconquista de los derechos del proletariado hoy negociados con el viejo estado por la dirigencia rastrera del movimiento sindical, popular y campesino.

NADA HABREMOS HECHO SI LA LUCHA EN CONTRA DE LA GRAN BURGUESÍA, LOS GRANDES TERRATENIENTES Y EL IMPERIALISMO NO LA HACEMOS EXTENSIVA EN CONTRA DEL OPORTUNISMO Y DEL REVISIONISMO

¡POR LA CONSTRUCCIÓN DEL MOVIMIENTO SINDICAL CON INDEPENDENCIA DE CLASE PERO FIRME EN LA NECESIDAD DE LA ALIANZA OBRERO-CAMPESINA!

¡DESENMASCARAR Y COMBATIR A LOS TRAIDORES DE LOS TRABAJADORES EXPLOTADOS Y OPRIMIDOS DEL PAÍS!

¡DESENMASCARAR Y COMBATIR A LOS TRAIDORES DEL MOVIMIENTO POPULAR!


domingo, 22 de noviembre de 2015

LA CAPUCHA, ES EL ROSTRO DEL PUEBLO QUE LUCHA


La desmovilización organizativa, política e ideológica de las organizaciones populares y sindicales del país no solo es propiciada por el régimen fascista de Correa sino por el revisionismo y el oportunismo electorero autoproclamado como de “oposición”.

Ya es de conocimiento popular que organizaciones sindicales, populares y algunos partidos políticos como el PCE (cabezón), socialistas, miristas, alfaros…, han coludido con el régimen fascista para desplegar el proceso reformista, terrateniente-burocrático y corporativista que requiere neutralizar la organización y lucha popular para poder materializar sus objetivos. No obstante, otras organizaciones lideradas por los “otros izquierdistas”, aquellos que desde la llamada oposición convocan a las masas a la movilización con finos intereses electoreros-burocráticos y que  tienden a empujar al pueblo a que siga transitando los vericuetos del camino  constitucionalista demo burgués-terrateniente, que es el camino de la reacción y del imperialismo.

La última movilización del 11 de noviembre, trabajadores dirigidos por el Frente de Defensa de los Derechos de los Trabajadores de Imbabura cuyo elemento de identidad pasa, entre otras cosas, por no permeablizar en sus filas a elementos comprometidos con la voracidad electorera, realizaron una marcha de protesta en contra de las enmiendas constitucionales y demás medidas anti populares que despliega el régimen de Alianza País.

En la provincia de Imbabura tanto el régimen como el revisionismo han perdido capacidad de convocatoria. En el caso de la oposición se expresa como una reacción de las masas que poco a poco visualizan las intenciones de la dirigencia oportunista y revisionista que vomita sus  intereses electoreros y que sus llamados tan solo conducen a agotarlas y desmovilizarlas ideológicamente.

En la ciudad de Quito no es diferente. La oposición se ve neutralizada en algo por la movilización pro gubernamental. La capacidad de que las masas asistan al llamado movilizador de cualquiera de estas dos expresiones del burocratismo va perdiendo resonancia en el pueblo. Es importante y hay que resaltarlo.

 A esto hay que destacar que son los propios dirigentes revisionistas de la llamada oposición y  que cabalgan en la organización sindical, popular y campesina los que persiguen en las manifestaciones  a luchadores populares que comprometidos con la clase y  el pueblo se manifiesta cubriendo sus rostros con pañuelos o pasamontañas. La miserable dirigencia los denuncia ante la represión, tratan de asilarlos de las masas  bajo el espurio argumento de que son “infiltrados” que quieren “violentar la lucha de los movimientos sociales”.

Es decir, son los mismos dirigentes revisionistas los que se encargan –al interior del pueblo- de hacer de policía para colaborar y ponerle límites a las marchas y no permitir que la rebelión tome el cauce que debe tomar elevando los niveles de combatividad y lucha de las masas para dejarlas sumidas en meras comparsas musicales ante las amenazas del fascista y de su instrumento punitivo-carcelario, el nuevo código integral penal.

 El régimen se preocupa y se asusta porque en las movilizaciones hay encapuchados. Entendible. Ven combatividad, ven otro tipo de organización en el seno del pueblo. Eso les atemoriza. En sus filas tienen “dirigentes” de la izquierda y las llamadas organizaciones revolucionarias hoy domesticadas y saben que donde hay masas con alto nivel combativo y correcta dirección ideológica no hay poder sobre la tierra que las detengan.

El revisionismo y oportunismo de oposición también se asusta de la misma manera. También es entendible. ¿Por qué? Porque ellos, los dirigentes oportunistas  no quieren que la lucha tenga el fundamento y dirección que debe tener, entonces terminan coludiendo con la represión y con el régimen en sus esfuerzos por neutralizar la creciente lucha popular.

La capucha es la manifestación de rebeldía, de descontento popular, es el rostro del pueblo que lucha.

Pero el colmo del oportunismo y del revisionismo va más allá. Incitan a las bases para que capturen a los “encapuchados”, para que aíslen a los combativos,  a los que hacen pintas, a los que quieren combatir firmemente a las fuerzas represivas del régimen y a sus mesnadas.

Urge detener y combatir ese cicatero oportunismo de estos “rebeldes de guante blanco”. Ya salieron anteriormente con brocha en mano a borrar las pintas combativas del pueblo. Hoy van más lejos: son los nuevos guachimanes del régimen en las marchas del pueblo.

No se puede tolerar y aceptar la pusilanimidad de la dirigencia de la oposición. Hay que fortalecer la lucha popular, atizarla, encarnar en las masas la necesidad de ser más decisivos en la confrontación al régimen fascista.

Hay la necesidad de remecer el país y al gobierno para que entienda que su estrategia de oponer masas dirigidas por el pútrido revisionismo en contra de masas rebeldes; que sostener dirigentes estabulados en el marco legal y que no quieren perder la perspectiva electoral de frente a las próximas elecciones no son compatibles con el requerimiento del pueblo.

 ¿Qué necesitamos? Organizaciones populares y sindicales con dirigentes probos, honestos, identificados profundamente con los intereses de la clase y del pueblo.

¿Qué hacer? Identificar y combatir a los falsos dirigentes populares y sindicales. Desenmascararlos ante las masas. Cualificar y cuantificar de mejor manera la organización y movilización popular. Que el régimen sienta que combate a hombres y mujeres con conciencia  de clase, revolucionaria, que no está pendiente del cálculo electoral y que está consciente que solo con organización, movilización y lucha se conquistan derechos y defienden libertades.

¡No le demos espacio al letargo de los corderos! Vamos a organizar el cierre de calles, carreteras. Vamos a realizar movilizaciones que expresen la vivacidad y fuerza de la clase que está dispuesta a luchar por encima de los límites que le interpone el viejo estado, la represión y desde luego la falsa y corroída dirigencia sindical de viejo cuño.

¡A LUCHAR CONTRA EL REVISIONISMO Y EL OPORTUNISMO!

¡POR UNA LÍNEA CLASISTA Y REVOLUCIONARIA!

¡VIVA LA LUCHA SINDICAL!

¡VIVA LA LUCHA DEL PUEBLO DEL ECUADOR!

¡VIVA LA ALIANZA OBRERO-CAMPESINO-POPULAR!

¡A COMBATIR AL RÉGIMEN FASCISTA DE RAFAEL CORREA Y SUS LACAYOS!

¡JATARISHUN!


domingo, 15 de noviembre de 2015

¡LA VIOLENCIA Y AGRESIÓN QUE PROPICIA FRANCIA A LOS PUEBLOS DEL MUNDO LE HA PASADO FACTURA!



“Quién está dispuesto a matar para hacer que sus ideas e intereses prevalezcan, que asuma, debe estar claro que también debe estar dispuesto a morir por ellos”.

El Estado Islámico atacó blancos selectivos en Francia. Como suele pasar en estos casos las víctimas son ciudadanos comunes no comprometidos con las decisiones políticas de sus gobiernos y de sus estados. El pueblo francés ha sido golpeado duramente por su gobierno y por comandos de ISIS.

El proletariado y pueblo del Ecuador se solidarizan con el pueblo de Francia, no obstante, condenamos al gobierno y viejo estado de Francia que en su vorágine imperialista, aliado al imperialismo yanqui y como miembro de la OTAN han generado un reguero de sangre en Asia-África y que hoy, en alguna manera,  sus consecuencias se expresan de la misma manera en su territorio.

La violencia que ha desatado Francia en el mundo es de vieja data: Indochina, Afganistán, Irak, Libia y ahora Siria conocen de su sevicia militarista.

La decisión del gobierno fascista de Francia de comprometerse en la lucha en Siria consolidando alianzas con las fuerzas más oscuras y retrógradas de la región le ha pasado factura.

Cuando Francia bombardeó la localidad de Deir al Zur, Siria el 27 de septiembre del 2015, causando innumerables bajas entre combatientes de EI y población local los comprometió de mayor manera en el conflicto en Siria y entraron en una dinámica de guerra diferente, la misma que en el siglo XXI se muestra cada vez más cruenta, destructiva, que el empleo de la fuerza no conoce límites y quién entienda eso, sabrá que violentar a los pueblos siempre tendrá una respuesta categórica.

Francia, al igual que Inglaterra y EEUU se han acostumbrado a propiciar frentes de guerra en otros continentes, en otros países. Les ha resultado fácil patrocinar la conformación de bandas terroristas que hagan el trabajo “sucio” sin escatimar el uso de la violencia y el desangre de los pueblos del planeta. Empero, diferente es cuando se les llevan la guerra al interior de sus fronteras y cuando son sus fuerzas y su población las víctimas de esa violencia extralimitada la perspectiva de la guerra cambia.

Quién está dispuesto a matar para hacer que sus ideas e intereses prevalezcan, que asuma, debe estar claro que también debe estar dispuesto a morir por ellos. En esa medida la dirigencia francesa debe asumir sus responsabilidades de frente a la realidad objetiva, los pueblos, pero también de frente a sus errores y voracidad pro imperialista.

¿No quieren morir?, ¿no quieren ser golpeados en su territorio? pues bien, que se retiren de Siria, que salgan de ahí todas las expresiones del imperialismo, EEUU, Rusia, Inglaterra, Francia, Australia…. Que sea el pueblo sirio apoyado en su propia fuerza, en la legitimidad de sus luchas y su razón histórica la que dirima sus contradicciones, desde luego, apuntaladas por la ideología correcta del proletariado.

Honor y gloria al pueblo afgano, iraquí, sirio, kurdo, libanés, palestino, francés…víctimas de la confrontación inter imperialista y de sus títeres.

¡NO A LA GUERRA INTER IMPERIALISTA!

¡SÍ A LA GUERRA DE LIBERACIÓN NACIONAL DIRIGIDA POR EL PROLETARIADO!

¡LA LUCHA EN CONTRA DEL IMPERIALISMO RESULTA HUECA SINO ESTÁ LIGADA A LA LUCHA EN CONTRA DEL OPORTUNISMO!

CON EL PROLETARIADO Y EL PUEBLO: ¡TODO!

CON LA REACCIÓN Y EL IMPERIALISMO: ¡NADA!

VIVA LOS PUEBLOS QUE SE APOYAN EN SUS PROPIAS FUERZAS Y COMBATEN AL IMPERIALISMO


FUERA IMPERIALISMO DE TODA LAYA DE SIRIA

domingo, 18 de octubre de 2015

COMBATIR AL FASCISMO Y AL IMPERIALISMO EN CUALQUIER LUGAR DEL PLANETA


El proletariado y pueblo del Ecuador emite su total repudio al cruento atentado en contra de la marcha pacifista en Ankara, Turquía, que ha cobrado aproximadamente 100 víctimas mortales y centenares de heridos...

La responsabilidad del estado fascista de Tayyit Erdogan es evidente. La sostenida colaboración que tiene este régimen genocida con el imperialismo y el estado Islámico cobra cada vez más víctimas entre el pueblo turco, kurdo y sirio.

La ferocidad y sevicia del ataque terrorista son un muestrario de cuánto está dispuesto el fascismo a hacer para detener la creciente  lucha popular y a los pueblos oprimidos del mundo.
Después de lo que han vivido los pueblos en Alemania, Japón, Vietnam, Corea, Afganistán, Irák, Palestina, Siria, etc., no debería llamarnos la atención este vertedero de sangre inducido por el imperialismo.

No serán las marchas pacifistas, las publicaciones mediáticas y ni siquiera la solidaridad internacional con el pueblo turco y kurdo lo que detenga la ferocidad sanguinaria de la reacción si estas manifestaciones no están seriamente comprometidas a combatir al fascismo, al imperialismo y a sus lacayos en cualquier lugar del planeta.

No diferente sucede con la renovada campaña de exterminio del pueblo palestino en manos del sionismo internacional también auspiciado por el imperialismo yanqui. Anteponer a esta guerra injusta, guerra justa, ha sido la dinámica del pueblo palestino. Y hay que reconocer ante los ojos del mundo la valiente resistencia de este pueblo que se ha dado modos de resistir estoicamente la agresión de una potencia mundial que no ha encontrado, ni siquiera en el vil asesinato selectivo o colectivo, la fórmula para doblegar a un pueblo que clama y defiende su derecho a existir de la única manera como saben hacerlo los pueblos dignos: LUCHANDO.

 Ha llegado el momento de entender que la única manera de detener a estas hienas de la reacción y del imperialismo es ahogándolas en su propia sangre. “La guerra es un acto de fuerza y no existe límites en el empleo de ésta; cada beligerante impone al otro la ley…” “…el que emplee esa fuerza sin miramientos, sin economía de sangre, adquirirá superioridad si el enemigo no hace lo mismo. Por este medio impone la ley al otro, y así pujan hasta el último extremo, sin que haya otros límites que sus intrínsecos atenuantes” lo decía  Karl Von Clausewitz. El fascismo turco, el estado islámico, el sionismo y el imperialismo tienen claro esto, y no solo eso, en la práctica lo ha refrendado cotidiana y sistemáticamente. Están dispuestos a utilizar la fuerza sin límite alguno.

Que siempre estemos dispuestos a dar más que el enemigo hasta aniquilarlo. Que esta sangre del pueblo no sea absorbida por los reformistas para levantar su perorata de diálogo y paz. Que la sangre derramada por estos nuevos mártires del pueblo sea el fermento para fortalecer la Guerra Popular en Turquía y la definitiva liberación del pueblo kurdo. Que esta sangre sea fermento de resistencia en Palestina y que su lucha sea abrazada militantemente por los pueblos oprimidos del mundo.

¡MUERTE AL FASCISMO EN CUALQUIER LUGAR DEL PLANETA!

¡MUERTE A ERDOGAN Y SU CAMARILLA ASESINA!

¡MUERTE AL SIONISMO Y SUS LACAYOS!

¡MUERTE AL IMPERIALISMO!

SOLO CON GUERRA POPULAR CONQUISTAREMOS EL PODER Y LA PAZ PARA EL PUEBLO

¡VIVA LA GUERRA POPULAR EN TURQUÍA!

¡VIVA LA RESISTENCIA DEL PUEBLO PALESTINO!