jueves, 1 de mayo de 2014

¡VIVA EL 1 DE MAYO, DÍA DEL TRABAJADOR EXPLOTADO PERO REBELDE!


La clase obrera en el país sigue atravesando momentos difíciles en términos de organización y capacidad de lucha. Definitivamente es el resultado del trabajo que ha venido realizando el revisionismo electorero y el oportunismo pequeño burgués durante decenas de años en filas del sindicalismo y demás organizaciones del pueblo. Desde la formación misma del Partido Socialista del Ecuador y que después diera paso a la conformación del Partido Comunista del Ecuador, éstos siempre han operado en defensa de la democracia burguesa, de sus instituciones, de los procesos electorales. Tanto ayer como hoy han sido parte de los gobiernos arrastrándose por ocupar puestos en el aparato burocrático del Estado. El fino y oculto trabajo de este revisionismo ha logrado desmontar a las organizaciones, infiltrarlas ideológicamente, volverlas reaccionarias, corruptas y sobre todo apéndices de la reacción para conjurar la revolución.

¿Pero será que los obreros consientes, firmes ideológicamente debemos permitir que esto siga sucediendo?

¿Debemos acaso permitir que la ideología burguesa siga manipulando nuestros intereses como trabajadores explotados, criminalizados y oprimidos, no solo por el gobierno y sus aliados Partido Comunista del Ecuador (cabezones), algunos sectores de los Pachakutik y otros?

¿Debemos permitir que partidos como el MPD, Pachakutik, Socialista, y otros nos sigan utilizado como “ganado electoral” y trafiquen con nuestras luchas y reivindicaciones?

¡¡NO!!. Hay que detenerlos!, hay que combatirlos!!!. Hay que depurar las filas del proletariado extirpando este cáncer pernicioso que poco a poco aniquila la organización de los trabajadores.
Los mártires de Chicago en 1886 nos enseñaron que solo con lucha podemos conquistar nuestros derechos, nuestras libertadas. Hoy 128 años después no puede ser diferente. Si no luchamos, si no nos organizamos en sindicatos y organizaciones clasistas fuertes, sólidas, con propósitos firmes, inclaudicables, no avanzaremos en nuestras pretensiones. Si no combatimos, aplastamos y derrotamos al revisionismo y oportunismo enquistado en nuestras filas, nada habremos hecho.

Celebremos el 1º de Mayo como una jornada de lucha. Hagamos del 1º de mayo un nuevo punto de partida que aglutine a los trabajadores explotados, con propósitos claros, de clase, y sobre todo decididos  a avanzar en nuestros planes de la única manera como se conquistan los derechos y las libertades; LUCHANDO.

¡VIVA EL 1º DE MAYO, DÍA DEL TRABAJADOR EXPLOTADO PERO REBELDE!
POR UN  SINDICALISMO DE CLASE: APLASTAR AL REVISIONISMO
LA UNIDAD OBRERO-CAMPESINA-POPULAR, LA ESTRATEGIA PARA CONSTRUIR LA NUEVA DEMOCRACIA